publicado en: carousel_cat, noticias | 0

El papa Francisco ha firmado el decreto que permitirá la beatificación de la Carmelita Descalza paraguaya venerable sierva de Dios, María Felicia de Jesús Sacramentado, conocida como “Chiquitunga”. Será la primera paraguaya declarada beata y su beatificación será un paso más en el proceso hacia la canonización.

María Felicia de Jesús Sacramentado, nació en la República de Paraguay, en la ciudad de Villarrica (el Guairá), el 12 de enero de 1925.

A los 14 años se unió a la Acción Católica y trabajó en la catequesis con niños, jóvenes trabajadores, universitarios con problemas, con los pobres, enfermos y ancianos. Sus trabajos fueron realizados en Villarrica y Asunción, según la web católica Aci Prensa.

Chiquitunga en el Carmelo: En la mañana del 2 de febrero de 1955, María Felicia, todavía desde su casa, escribió en el dorso de una estampa dedicada a una amiga: “En este momento de tanto gozo, solo este es mi alimento: amar a Dios hasta la consumación de todo mi ser”. El día 20 de del mismo mes en plena ‘luna de miel’, escribía: Hace 18 días de constantes e ininterrumpidas horas de gozo en este Santo Carmelo, en el que Dios nuestro Señor, con infinita misericordia, me eligió, y tiemblo en verdad, al decir esta palabra, conociéndome ruin y pecadora como soy”.     

Se sentía plenamente feliz en el encuentro contemplativo con el Amado, y lo expresaba en su rostro, palabras y ademanes.

Murió a los 34 años, el 28 de marzo de 1959, tras internarse en un hospital durante poco más de un mes debido a una hepatitis que contrajo. Aseguran que sus últimas palabras fueron: “Papito querido, ¡qué feliz soy!; ¡Qué grande es la Religión Católica!; ¡Que dicha el encuentro con mi Jesús!; ¡Soy muy feliz!” y “Jesús te amo. ¡Que dulce encuentro! ¡Virgen María!”

 

Dejar una opinión