“Poner nuestra mirada en la persona de Jesús, es a Él a quien seguimos; es el centro de toda nuestra vida, y desde Él miremos a los demás”.

Sierva de Dios Madre Mercedes de Santa Teresita
Carmelita Descalza  


.

Domingo de la semana No 29

Ciclo A -Tiempo Ordinario

18 de Octubre 2020  

..

PRIMERA LECTURA

 

Lectura del libro de Isaías (45,1.4-6):

Así dice el Señor a su Ungido, a Ciro, a quien lleva de la mano: «Doblegaré ante él las naciones, desceñiré las cinturas de los reyes, abriré ante él las puertas, los batientes no se le cerrarán. Por mi siervo Jacob, por mi escogido Israel, te llamé por tu nombre, te di un título, aunque no me conocías. Yo soy el Señor y no hay otro; fuera de mí, no hay dios. Te pongo la insignia, aunque no me conoces, para que sepan de Oriente a Occidente que no hay otro fuera de mí. Yo soy el Señor, y no hay otro.»

 

Palabra de Dios. 

..

 

SALMO RESPONSORIAL


 Aclamad la gloria y el poder del Señor

Cantad al Señor un cántico nuevo,
cantad al Señor, toda la tierra.
Contad a los pueblos su gloria,
sus maravillas a todas las naciones.

Aclamad la gloria y el poder del Señor

Porque es grande el Señor,
y muy digno de alabanza,
más temible que todos los dioses.
Pues los dioses de los gentiles son apariencia,
mientras que el Señor ha hecho el cielo.

Aclamad la gloria y el poder del Señor

Familias de los pueblos, aclamad al Señor,
aclamad la gloria y el poder del Señor,
aclamad la gloria del nombre del Señor,
entrad en sus atrios trayéndole ofrendas.

Aclamad la gloria y el poder del Señor

Postraos ante el Señor en el atrio sagrado,
tiemble en su presencia la tierra toda;
decid a los pueblos: «El Señor es rey,
él gobierna a los pueblos rectamente.»

Aclamad la gloria y el poder del Señor

 

 

 

SEGUNDA LECTURA 

 

Lectura de la primera carta del apóstol san Pablo a los Tesalonicenses (1,1-5b):

Pablo, Silvano y Timoteo a la Iglesia de los tesalonicenses, en Dios Padre y en el Señor Jesucristo. A vosotros, gracia y paz. Siempre damos gracias a Dios por todos vosotros y os tenemos presentes en nuestras oraciones. Ante Dios, nuestro Padre, recordarnos sin cesar la actividad de vuestra fe, el esfuerzo de vuestro amor y el aguante de vuestra esperanza en Jesucristo, nuestro Señor. Bien sabemos, hermanos amados de Dios, que él os ha elegido y que, cuando se proclamó el Evangelio entre vosotros, no hubo sólo palabras, sino además fuerza del Espíritu Santo y convicción profunda.

Palabra de Dios

.

.

EVANGELIO

 

Lectura del santo evangelio según san Mateo (22,15-21):

En aquel tiempo, se retiraron los fariseos y llegaron a un acuerdo para comprometer a Jesús con una pregunta. Le enviaron unos discípulos, con unos partidarios de Herodes, y le dijeron: “Maestro, sabemos que eres sincero y que enseñas el camino de Dios conforme a la verdad; sin que te importe nadie, porque no miras lo que la gente sea. Dinos, pues, qué opinas: ¿es lícito pagar impuesto al César o no?” Comprendiendo su mala voluntad, les dijo Jesús: “Hipócritas, ¿por qué me tentáis? Enseñadme la moneda del impuesto.” Le presentaron un denario. Él les preguntó: “¿De quién son esta cara y esta inscripción?” Le respondieron: “Del César.” Entonces les replicó: “Pues pagadle al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios.”

 

Palabra del Señor. 

 

 

 

REFLEXIÓN

 

 

“…Y a Dios lo que es de Dios”

 MI saludo y los mejores deseos de paz para la semana que comenzamos. Procuremos en todo entregar a Dios lo que le pertenece, el amor para que Él sea quien ame en cada uno de nosotros.

En el texto del Evangelio, que nos encontramos este domingo (Mt.22, 15-21), se nos hace una descripción de lo que la gente piensa y cree de Jesús. Para la gente, según los personajes que se le acercan para preguntarle acerca del tributo al César, Jesús es maestro, habla la verdad sin que le importe lo que puedan pensar opositores y está dispuesto en todo, lo que dice y hace, a mostrarnos el querer del Padre.

 A Jesús los fariseos y Herodianos le hacen una pregunta complicada y además llena de maldad porque querían ponerle una trampa para tener de qué acusarlo. Y Jesús les hace caer en cuenta y en ellos a nosotros, que a Dios le pertenece el corazón del ser humano, es ahí el lugar en el que Él quiere hacer su habitación, en el que quiere quedarse; las cosas materiales desde el corazón cobran su sentido, el que les corresponde. Lo material debe estar siempre al servicio del ser humano y no al contrario. Y nosotros debemos corresponder a las cosas del mundo, sus reglas, sus acuerdos con pleno compromiso y plena libertad. Entendemos que lo público es para el servicio de todos, y juntos asumiendo los compromisos y deberes, hacemos que el mundo sea más humano y que de alguna manera estemos en el amor sirviendo a los demás.

De Dios es el corazón limpio y generoso que ama y respeta a los demás. Demos a Dios lo suyo que es el mismo amor con el que nos ama y al mundo lo que le pertenece, pero con la libertad y el compromiso de saber que somos de Dios.

Tenemos la imagen de Dios, le pertenecemos de la misma manera que la moneda le pertenece a César. Devolviendo a Dios lo que le pertenece (el amor) forjaremos desde Él un mundo diferente. Cuando le damos nuestro amor Él nos llena del suyo y entonces amando con su amor, con el amor que nos ha amado, el Reino de Dios se hace realidad porque así se convierte, por nuestros actos, en un mundo de justicia y de paz.

Que este texto del Evangelio de san Mateo nos ayude a vivir con fidelidad las dos realidades que nos pertenecen, una es material, la del poder y del servicio y la otra es espiritual desde la que podremos iluminar, llenar de paz y de amor lo material junto con cada persona que vamos encontrando. Que nos llenemos de convicciones profundas como la de ser amados, redimidos y enviados para que siempre estemos dispuestos a dar el bien que nos habita y amar con el amor que Dios nos ama.

 

Con mi bendición:

 

P. Jaime Alberto Palacio González, OCD.

 

 

GOZOS A LA VIRGEN DEL CARMEN    GOZOS A LA VIRGEN DEL CARMEN